diseño web hacer paginas web

Alteraciones en la alimentación humana

by rafaelgomezyblasco        

 

El mecanismo de la alimentación humana es complejo y tiene como finalidad fundamental aportar energía al organismo para el desarrollo normal de la actividad del hombre, suministrar elementos como las proteínas, que van a permitir restaurar las partes dañadas de nuestro organismo, así como ser la base de las hormonas fundamentales para el mantenimiento de la vida, y administrar vitaminas, minerales y oligoelementos, que protegen de las agresiones externas.


La primera parte del proceso de la alimentación en el hombre se llama apetito, lo que en términos generales se conoce como hambre. El apetito como deseo básico para la vida, se encuentra regulado por una fase cerebral en la que se siente la necesidad de comer y se debe en parte, al mantenimiento de unos horarios de vida prefijados y de otra, al deseo generado por la visión, el olor y por supuesto, el gusto de determinadas comidas.

A ésta le sigue una etapa digestiva, en la cual, a medida que el estómago se está llenando, comienzan a enviarse señales por el sistema nervioso hasta el cerebro indicándole que ya se ha comido lo suficiente y por tanto se debe dejar de ingerir alimentos.

Existe una serie de factores que pueden modificar la ingesta de comida, entre los que se destacan:


 


La palatabilidad de los alimentos (el gusto de estos), incide de manera clara, es proverbial por ejemplo el deseo de los niños por preferir los alimentos dulces, se cree que esta es una forma de protegerse frente a las sustancias tóxicas, que son amargas habitualmente.

Los gustos familiares, que influyen de manera directa en la psicología de la persona, según los cuales y en muchos casos, convierten en un verdadero ritual el acto de comer. Esto es muy notorio con determinados productos, que forman parte natural de la dieta de ciertas familias (salsas, café, cerveza). Lo que consideramos un factor ambiental.

El grado de nutrición del organismo también resulta importante en la alimentación. Es muy notorio el caso de los niños, que tras una enfermedad, han disminuido su alimentación y aumentando el número de tomas consiguen recuperar su peso.

El nivel de grasa corporal, según el cual, a través de la hormona denominada leptina se pueden valorar estos depósitos y de esta forma limitar la ingesta.

Los niveles de hormonas en la sangre, que básicamente los sufre la mujer durante la menstruación, el síndrome premenstrual, el embarazo, la lactancia y la menopausia, se acompañan de un incremento del apetito.

Los aspectos psicológicos, tales como la depresión, que altera el apetito y favorece el deseo de alimentos dulces. Todos hemos comprobado lo mucho que anima, a veces, tomar un trozo de chocolate.

Las intenciones de adelgazar, que se presentan más frecuentemente en personas que realizan dietas muy restrictivas, generalmente no prescritas por un especialista, les genera una sensación de hambre que puede desembocar en excesos, para luego comenzar a experimentar sentimientos de culpa, con lo que retoman el plan hipocalórico iniciando un círculo vicioso.


En algunas personas este patrón de conducta se encuentra alterado y cuando esto ocurre, se producen una serie de enfermedades que son las que se denominan por alteración de la conducta alimentaria, que se están convirtiendo en una epidemia cada vez más importante en el ámbito mundial, con gravísimas consecuencias para la salud y la vida de quienes las padecen.


Entre ellas destacaremos, la anorexia nerviosa, la bulimia, el trastorno compulsivo del comer y pequeñas perversiones de la conducta alimentaria. Que la comentaremos en próximos artículos.

 

 anorexia, bulimia, nutrición, nutricionista, trastornos alimenticios